espera despierta

comer veneno

Publicado: 2010-05-05

el veneno mata.

los alimentos transgénicos tienen veneno....y nos dicen que solucionarán el problema del hambre en el mundo.

el cáncer nos asusta. 

pero sólo nos asusta, cuando nos toca, o toca a alguien a quien queremos.

comer veneno, el insecticida roundup que tienen todas las semillas de soya, maíz y trigo , mata. obviamente, lo hace despacito, a largo plazo. va introduciendo información equivocada en nuestro sistema inmunológico y nuestras células, confundidas, mutan.

en el siglo pasado las tabacaleras le metieron el dedo a quienes querían parecerse a john wayne, pucho sobre el caballo y el american way of life a sus pies en las páginas centrales de la revista time,  cuando estudios científicos de esa época,  decían expresamente que fumar mata. 

 la historia es vieja. los lobistas ocultaron la info por varias  decenas de años, mientras la gente moría como polillas. con mucho glamour eso sí, como los divos y divas de la gran pantalla. 

patético.

 de hecho, el respeto para los no fumadores es casi de ayer.  me recuerdo ahora,  en el sótano de somos, cuando estaba embarazada , la gente fumaba feliz, con sonrisa y todo. mis hijos hasta ahora huelen a tabaco. ja.

en este siglo 21, despintado el pucho, el nuevo veneno es  mucho más sutil:  lo comemos todos y llega a todos, porque  está en las semillas genéticamente modificadas con insecticidas que sirven a su vez de alimento para animales o materia prima para casi todos los productos de  la industria alimentaria que decoran los anaqueles de los supermercados . lindos colores, lindas etiquetas. cero información.

ese es el tema, meter veneno en lo que comemos.  ese es el peligro de los transgénicos .  no el que uno que otro payaso de la ciencia incorpore moléculas fosforecentes a los gatos para que brillen de noche o preciosuras por el estilo.

pobres gatos.

pero en fin, casi nadie los come.

en cambio, si  la harina de trigo que está en la torta de cumpleaños de  mis hijos tiene veneno, aunque sea en proporciones infinitesimales, sí me preocupa. como si los huevos con los que han preparado esa torta vienen de gallinas atoradas con maíz y soya transgénico. y etcétera.

se ha viciado la cadena alimenticia natural y eso no es broma.

entonces, estoy esperando que todos los señores de las empresas gloria, nestlé , laive  y etc. comiencen a contarnos de dónde viene la soya con la que trabajan sus helados, chocolates, galletas... ufff .. y otra vez, un largo etcétera.  a propósito  ¿qué cosita comen sus vacas señores? ¿será cierto que tres vasos de su maravillosa leche enlatada calcifica los huesos?  ¿o , a la larga da cáncer?

¿hemos olvidado la historia de los lobistas y las tabacaleras en el siglo 20?

estoy esperando que comiencen a etiquetar todos los productos transgénicos.

(y de paso, que saquen al heladero que está en el patio del colegio de mis hijos, y en las puertas de todos los colegios de los niños que no tienen idea de qué es lo que  está tras ese bonito papel de colores).

y para quienes necesiten info pura y dura, cuelgo,líneas abajo, la info de un correo que me pasó mati uranga.

Los transgénicos son tóxicos”: lo dice un experto de la Comisión Europea

 

Denuncia que “las compañías no hacen públicos los análisis sobre sus efectos”; Greenpeace advierte de que el Gobierno apoyó una moratoria pero “en España se siguen cultivando”

 

 

“Las semillas de soja, maíz, algodón y colza llevan incorporado el veneno para los insectos. Las de maíz y soja contienen Roundup, el mayor herbicida del mundo”. Quien así se expresa es el doctor Gilles-Eric Séralini, catedrático de Biología molecular y experto de la Comisión Europea en transgénicos.

 

 

Los transgénicos son tóxicos para la salud humana”, dice con rotundidad este especialista en toxicidad de variedades transgénicas y herbicidas, que también se declara cristiano. En pruebas que él mismo ha realizado sobre los efectos del Roundop “en células humanas: directamente las mata”,

 asegura.

 

 

En una entrevista publicada por el diario La Vanguardia en su sección de ‘La Contra’ el pasado 8 de abril, Séralini afirma que “el cáncer, las enfermedades hormonales, metabólicas, inmunitarias, nerviosas y reproductivas están relacionadas con los agentes químicos que contienen” los organismos genéticamente modificados (OGM).

 

 

La soja y el maíz, por ejemplo, están presentes en algunas “sodas, bebidas de cola, pastelería, salsas, bombones, caramelos, chocolate...”, y también en “los animales que nos comemos que han sido alimentados con maíz transgénico (pollo, vaca, conejo, cerdo, leche, huevos...)”, añade.

 

Análisis ocultos

 

El catedrático en Biología Molecular dice desconocer en qué dosis los transgénicos son peligrosos porque “no se han hecho los test adecuados”, aunque “nos hacen daño a largo plazo” e “impiden que los órganos y las células funcionen bien”.

 

 

En los test que se han hecho con ratas, “los  resultados  son  confidencia

les”. “Hay que pedir a los gobiernos de Europa que hagan públicos estos análisis; y, cuando lo hagan, muchos debates ya no tendrán sentido porque serán evidentes los efectos de los OGM”, resalta.

 

 

El experto agrega que “la UE ha pedido los resultados de las pruebas a las compañías para aceptar o no la comercialización de estos productos, pero las compañías dicen que son confidenciales, cuando según la ley de la UE deberían ser públicos. Ya hemos ganado algún juicio contra Monsanto demostrando los efectos nocivos de los OGM que pudimos analizar”.

 

No es posible alimentar al mundo con un producto que sólo se ha probado tres meses en ratas y cuyos análisis de sangre son secretos”, denuncia Séralini en la entrevista.

 

“Hay un gran combate político y económico sobre este tema, y hay que decírselo a la gente: no nos permiten ver esos análisis de sangre ni conseguimos hacer el test más allá de tres meses. Esto es un escándalo escondido por las grandes compañías”, añade.

 

Séralini concluye este tema asegurando que “los gobiernos saben que hay problemas con los OGM, pero si consiguen y publican los resultados de los análisis, resultará que todo lo autorizado hasta el momento ha sido un error de graves consecuencias”.

 

En España “se siguen cultivando”

 

 

También destaca que “en España hay 100.000 hectáreas dedicadas al cultivo de maíz transgénico (casi todo en Cataluña), es la puerta de entrada de los OGM a Europa”.

 

De hecho, en España se siguen cultivando OGM a pesar de que en la Unión Europea el Gobierno apoyó una moratoria contra el cultivo de maíz transgénico en Austria o Hungría.

 

Así lo denuncian organizaciones agrarias y ecologistas dispuestas a hacer campaña contra los OGM. La Plataforma Rural y Greenpeace reclamaron hace unos días que España sea declarada “libre de transgénicos” para evitar la contaminación genética en los cultivos.

 

Hasta un total de 22 entidades se han sumado a la campaña ‘No quiero transgénico’, y niegan que sea posible la coexistencia entre la agricultura ecológica y los OGM.

 

Felipe Carrasco, de Greenpeace, considera que la actitud del Gobierno es “incoherente”, ya que después de apoyar en la UE la moratoria contra los transgénicos “en España se sigue cultivando”.

Por su parte, Theo Oberhuber, de Ecologistas en Acción, considera que los transgénicos “son la causa del envenenamiento del medio natural” y advirtió de que su ingesta “es como comer insecticidas”. conseguimos hacer el test más allá de tres meses. Esto es un escándalo escondido por las grandes compañías”, añade.

 

Séralini concluye este tema asegurando que “los gobiernos saben que hay problemas con los OGM, pero si consiguen y publican los resultados de los análisis, resultará que todo lo autorizado hasta el momento ha sido un error de graves consecuencias”.

 

  

 

    Victor ruiz     15/05/2009 Alemania veta el maíz transgénico más cultivado en España

El maíz ‘Mon 810’ contiene genes de una bacteria que mata todo tipo de insectos y daña el medio ambiente; en España hay 80.000 hectáreas sembradas

El Gobierno de Angela Merkel acaba de vetar el maíz transgénico ‘Mon 810’ porque contiene genes de una bacteria que mata todo tipo de insectos, incluso los beneficiosos, causando alteraciones en la biodiversidad.

 

Se da la circunstancia de que, precisamente, el ‘Mon 810’ es el maíz transgénico más cultivado en los campos españoles, donde se hay sembradas alrededor de 80.000 hectáreas, según información publicada este martes, 12 de mayo, por el diario El Mundo.

 

El debate sobre la conveniencia o no de seguir adelante con el cultivo de determinados transgénicos, entre otras cuestiones por la opacidad que mantienen muchas industrias sobre sus efectos, ha sido denunciado no sólo por ONG, sino también por expertos en la materia.

 

Sin ir más lejos, el pasado 8 de abril el doctor Gilles-Eric Séralini, catedrático de Biología molecular y experto de la Comisión Europea en transgénicos, afirmaba en una entrevista publicada por el diario La Vanguardia que “los transgénicos son tóxicos para la salud humana”.

 

Séralini añadía que “las compañías no hacen públicos los análisis sobre sus efectos”, “los resultados son confidenciales [...] Esto es un escándalo escondido por las grandes compañías”

 

“Una decisión científica”

 

Entre esas grandes compañías a las que se refería el experto de la Comisión Europea se encuentra precisamente la agroquímica que tiene la patente del ‘Mon 810’, la multinacional Monsanto, quienes argumentan que los estudios a los que se refiere el Gobierno alemán no son concluyentes y han apelado la decisión del Ejecutivo de Merkel.

 

Sin embargo, como señala con rotundidad la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, “no es una decisión política, es una decisión científica”.

 

Dos estudios corroboran las palabras de Aigner y aportan “nuevos elementos científicos” que prueban que ese tipo de maíz daña el medio ambiente, porque mata tanto a los insectos que son su objetivo como a los que son beneficiosos para la cadena trófica.

 

Planta tóxica

 

El ‘Mon 810’ es una planta a la que se han insertado genes de la bacteria Bacillus thuringiensis. Este organismo crece en algunos suelos y produce una proteína tóxica para insectos como el taladro del maíz, una de las principales plagas de este cultivo.

 

Los llamados maíces Bt, como el ‘Mon 810’, se transforman de esta manera en portadores de una toxina que ataca a su plaga y, según defiende Monsanto, los agricultores ya no necesitan usar insecticidas ya que el propio maíz hace esta función.

 

Sin embargo, organizaciones ecologistas no están de acuerdo. Por ejemplo, Greenpeace considera que lo que se siembra es una planta tóxica. Y esgrime los mismos estudios que ha tenido en cuenta el Gobierno alemán.

 

Según esos estudios, la planta no sólo mata a insectos como el taladro sino también a muchos otros, causando alteraciones en la biodiversidad ya que la pérdida de insectos afecta a aves y reptiles que los tienen como alimento.

 

En cualquier caso, a pesar de la apelación presentada por Monsanto, los tribunales han acabado dando la razón al Ejecutivo de Merkel.

    


Escrito por


Publicado en

El camino del cangrejo

El blog de Doris Bayly